fbpx

El transporte público en el Estado de México podrá cargar hasta 50% de su capacidad, esto luego de que el gobierno mexiquense anunciara el ajuste en el aforo de las unidades como parte de las nuevas medidas contra el covid-19 en esta etapa del semáforo naranja.

De acuerdo con el decreto publicado por el gobierno mexiquense, a partir del 16 de marzo los concesionarios del transporte deberán de atender instrucciones específicas para evitar la propagación del virus.

Entre ellas están el cumplimiento de medidas de desinfección, sana distantes y el uso obligatorio del cubrebocas, esto para concesionarios y pasajeros, además de privilegiar que en los trayectos circule ventilación natural.

Transporte masivo y de mediana capacidad

En el caso de las unidades de transporte masivo como son todas las líneas del Mexibús, estas podrán operar a 50 por ciento de su capacidad total, para permitir que el resto de las plazas estén libres para mayor capacidad de los usuarios.

Este mismo aforo está permitido para las unidades de transporte público de mediana capacidad como autobuses, microbuses y vagonetas en las rutas que permitan la operación de este tipo de vehículos. En lo que lo respecta a los taxis, estos podrán llevar un máximo de tres pasajeros y una plaza adicional contabilizando al operador.

Prevención e incentivos

El gobierno del Estado de México exhortó a los concesionarios a cumplir con la medida en aras de garantizar la seguridad de los viajeros y de los choferes frente a la pandemia del covid-19, por lo que realizó inspecciones y jornada de desinfección gratuita para las unidades.

También lanzó una serie de estímulos fiscales que tendrán vigencia durante este año y permite que los concesionarios accedan a subsidios en pagos o extensiones de plazo, en el caso de regularizaciones de acuerdo a lo que marca la normatividad.

Con información de Milenio

Comentarios