Se abre un nuevo frente para López Obrador: el sector campesino

Los campesinos exigieron la liberación de 63 millones de pesos y pidieron al presidente reconsiderar la cancelación de programas de apoyo.

El gobierno de la Cuarta Transformación encabezado por Andrés Manuel López Obrador continúa enfrentando protestas, ahora, de uno de los sectores que más lo ha apoyado: el campesino.

Uno de los 25 objetivos prioritarios de la actual administración, es impulsar la Agricultura y producción alimentaria (el cual forma parte de los Programas Integrales de Desarrollo) con la finalidad de que México sea un país autosuficiente, por lo que se han implementado cuatro programas manejados por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader): Producción para el Bienestar, Precios de Garantía y Canasta Básica, Crédito Ganadero a la Palabra y el de Pesca y Acuacultura.

Apenas el pasado 11 de julio, durante la conferencia mañanera en Palacio Nacional, se informaron los avances de estos programas. Sin embargo, los recortes presupuestales en el gobierno también han afectado a los campesinos, ya que aseguran, no han recibido los apoyos por parte de la Secretaría de Agricultura.

Es por eso que, en protesta, cientos de campesinos y productores de 14 estados del país, bloquearon carreteras y avenidas, con la finalidad de que el gobierno federal libere 63 millones de pesos (mdp) para el sector.

Durante las protestas ocurridas en los estados de México, Veracruz, Tamaulipas, Coahuila, Sinaloa, Morelos, Jalisco, Nayarit, Chiapas, Oaxaca, Michoacán, San Luis Potosí, Chihuahua y Campeche; los campesinos también le pidieron al presidente Andrés Manuel López Obrador, reconsiderar la cancelación de programas como Procampo y otros que han sido suspendidos, ya que representan un fuerte golpe para los productores.

También exigieron establecer un precio más alto al maíz, ya que consideran que el actual, que va de los 3 mil 800 a los 4 mil pesos por tonelada, es muy bajo. Y es que recordaron, durante su campaña, López Obrador prometió pagar hasta 5 mil pesos la tonelada.

Los bloqueos ocasionaron un día negro para los transportistas, ya que cientos de tráileres quedaron varados en las carreteras.

La presión surgió efecto: ayer, alrededor de las 4 de la tarde, se levantaron los bloqueos luego de que el vicepresidente del Comité Nacional Sistema Producto Oleaginosas, Roberto Candelas, reportó que se alcanzó un acuerdo con el gobierno federal para la liberación de los 63 millones de pesos.

Integrantes de organizaciones campesinas se reunirán la próxima semana con representantes del gobierno federal para acordar los términos.

Este jueves, otro grupo de campesinos, originarios de Ocuilan, Estado de México, bloquearon todos los accesos a la Cámara de Diputados, en protesta por la tala ilegal.

El Programa de Autosuficiencia alimentaria de AMLO

La administración de Andrés Manuel López Obrador se ha planteado dos objetivos muy específicos para apoyar al campo: alcanzar la autosuficiencia alimentaria y ayudar a salir de la pobreza a los pequeños productores. Para alcanzarlos, implementó el Programa de Producción y Autosuficiencia Alimentaria para el Desarrollo.

De acuerdo con la página www.gob.mx, el objetivo es “hacer converger los diferentes programas de Bienestar para las familias indígenas en las comunidades marginadas, lo que permitirá impactar de manera directa, eficiente y a corto plazo, en el mejoramiento de las condiciones de vida y de producción; a su vez será una nueva forma de canalizar los recursos públicos a favor de los derechos de las comunidades a una buena vida y a alcanzar la autosuficiencia alimentaria.

Mediante el Programa de Producción y Autosuficiencia Alimentaria para el Desarrollo, el gobierno busca que México sea capaz de producir los propios alimentos que consume, sin la necesidad de comprarlos en el extranjero.

Esta lista incluye maíz, frijol, arroz, sorgo, trigo, así como carne de res, de cerdo, de pollo y pescado, además de huevo y leche. Y la meta es lograrlo en un plazo de 3 años.

El presidente López Obrador ha asociado las importaciones de alimentos con el atraso del campo, lo que ha generado pobreza, migración y violencia.

Pero durante su conferencia del pasado 11 de julio, Andrés Manuel López Obrador admitió que la seguridad alimentaria del país dependerá del crecimiento económico (la cual se encuentra en franca recesión); sin embargo, reiteró que “muy pronto” (sin decir cómo ni cuándo) se alcanzará la autosuficiencia en maíz, frijol y en leche.

“Yo espero que logremos reducir la producción en básicos.. digo, las importaciones en básicos hasta en un 80%… es decir, que avancemos para que dependamos en un 20% y en algunos cultivos ser autosuficientes”, dijo el presidente.

Ese mismo día, el secretario de Agricultura Víctor Manuel Villalobos, admitió que, pese a que la agricultura nacional enfrenta grandes retos y desafíos, se garantizará la seguridad alimentaria a sectores vulnerables. Recordó que la nueva política agropecuaria se sustenta en aumentar la productividad, así como lograr una agricultura sustentable e incluyente.

No han sido pocos los especialistas que advierten que buscar la autosuficiencia alimentaria es una forma de proteccionismo costoso para la sociedad, ya que el monto de los apoyos dedicados al agro es cuantioso y su duración prologada.

Por lo que, en el marco de la “austeridad republicana” de este gobierno, la cancelación de programas y entrega de recursos para los programas sociales, ha sido una constante.

Y aunque desde su campaña, Andrés Manuel López Obrador insistía en que se establecería un sistema de precios de garantía o generalizar el sistema de “ingresos-objetivo” para los granos básicos (maíz, frijol, trigo y arroz), oleaginosas (soya, cártamo y ajonjolí) y fibras textiles (algodón) así como sorgo y cebada; a decir de los campesinos, los precios a los que el gobierno sigue comprando sus productos, no ha mejorado.

Con información de Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *