fbpx

En 36 planteles del Estado de México arrancará el programa “Escuelas ahorradoras con sistemas de captación de agua pluvial”, el cual promete instalar infraestructura que recoja el líquido de para las necesidades del alumnado.

El proyecto eligió los centros que enfrentan situaciones de sequía o con difícil acceso a los servicios básicos, informó Sylbeth García Boone, directora General de Coordinación con Organismos Operadores y responsable de Cultura Hídrica de la Comisión del Agua del Estado de México (CAEM). En entrevista, expresó que la implementación de este tipo de sistemas obedece a la escasez de agua a la que se enfrenta la sociedad y el incremento en la demanda que tuvo debido a la pandemia de covid-19.

“Decidimos regresar a lo básico, a lo elemental y se nos ocurrió ir al agua que de verdad es gratis, ir al agua de lluvia, pensamos ir a escuelas porque es un espacio en el que creemos que podemos favorecer o beneficiar a muchas más personas. El entorno de una escuela es un espacio comunitario, van niños, pero los papás están también, los maestros, beneficiamos a muchas personas”.

La infraestructura fue diseñada con materiales especiales y tiene un costo aproximado de 200 mil pesos por cada uno, aunque puede incrementar de acuerdo a las necesidades de la escuela. Está pensado para ser recargado con el agua de la lluvia y que la misma sea empleada en los planteles lo que aminoraría los gastos de las instituciones.

¿Dónde se instalarán?

En los municipios de Amecameca, Atlacomulco, Chalco, el Oro, Ixtapaluca, Izcalli, Mexicaltzingo Naucalpan, Nezahualcóyotl, Nicolás Romero, Ocoyoacac, o zumba, San Antonio, San Felipe Progreso, Villa de Allende, Tenancingo, Tepetlixpa, Tlalnepantla, Tonatico, Tultitlán y Valle de Bravo. “Estamos apurados porque todo esto quede perfectamente instalado antes de la temporada de lluvias, estamos listos ahora para recibir las primeras gotas de lluvias que caigan, entonces nos dimos la tarea de instalar 36 sistemas de captación en 36 escuelas del Estado de México en 22 municipios”.

Señaló que con este esquema podrán captar hasta 10 millones de litros de agua, lo que equivale a mil 76 pipas que dejarán de ser pagadas por las autoridades académicas en un esfuerzo de sustentabilidad y ahorro. Además de tener un sistema de captación de lluvias, tiene otros elementos que conforman el esquema de escuelas ahorradoras, como son ahorradores en los sanitaros, lo que reducirá el consumo de entre uno y dos litros de agua por descarga, aunado a que se trabaja en la integración de comités de lluvias para que padres de familia, estudiantes, directivos y profesores, se capaciten y den mantenimiento a los sistemas.

Sylbeth García agregó que estos sistemas fueron instalados en este momento para que en un futuro, cuando lo niños regresen a la escuela según lo indiquen las autoridades sanitarias, cuenten con el beneficio. “Estos sistemas ya están garantizados, pero lo relevante es garantizarles una vida larga y útil, son sistemas creados para durar por mucho tiempo, entonces en lo que tenemos que enfocar es la sostenibilidad de estos esquemas y estos proyectos de escuelas ahorradoras”.

Con información de Milenio

Comentarios