fbpx
Ejército mexicano

El secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González, admitió que un elemento del Ejército Mexicano cometió un error al disparar en contra del automóvil donde viajaba el migrante.

El secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González, explicó cómo sucedieron los hechos en donde una persona de origen guatemalteco resultó muerta en la frontera sur el pasado 29 de marzo. Admitió que un elemento del Ejército Mexicano cometió un error y disparó en contra del automóvil donde viajaba el extranjero que resultó herido y finalmente murió.

Según el relato del secretario de la Defensa Nacional, personal del Ejército Mexicano se encontraba en un retén en Motozintla, Chiapas, cuando un vehículo con tres personas a bordo se acercó, pero sin llegar al punto donde se encontraban los soldados.

“El evento se inició a las 13:00 horas, una de la tarde, el personal militar tenía un puesto militar de seguridad, es decir, en una de las vías de comunicación estaba establecido el personal para hacer revisiones tanto de vehículos, de personas que luego transitan, es un área que luego hay tránsito ilícito de combustibles también.

Entonces, el personal estaba en ese punto, llega un vehículo con tres personas, no llega hasta el punto donde está el personal militar, se detiene antes, se echa de reversa tratando de huir y no pasar por donde estaba el personal”, explicó el secretario.

Al percatarse de lo anterior los elementos intentaron detenerlos y, Sandoval González admitió que uno de los soldados cometió un error al disparar en contra del vehículo.

“Ahí hay una reacción errónea por parte del personal militar, porque no hubo ninguna agresión con arma de fuego o una agresión de alguna otra manera, pero uno de nuestros elementos hace algunos disparos donde hiere a uno de los civiles que iban en el vehículo.

Eran tres personas las que iban en ese vehículo. Al herido se le da la atención por parte de nuestro propio personal y desafortunadamente se pierde, pierde la vida”, señaló el titular de la SEDENA.

El secretario también explicó que en ese momento se aseguró el vehículo con las dos personas y el fallecido. Luego de esto, horas más tarde, un grupo de aproximadamente 300 personas “en varios vehículos” llegó al lugar, y agredieron con palos a los militares, según informó; y es cuando retienen a 6 soldados y 17 armas.

“Ahí se asegura el vehículo, las dos personas, el cuerpo y también al elemento que acciona su arma en contra del vehículo, está a disposición este elemento de las autoridades del Ministerio Público federal para las diligencias a que haya lugar.

Posteriormente, a las 15:00 horas, llega un grupo aproximado de 300 personas, entre pobladores del lugar, de Motozintla, y también llegan personas que son identificadas de origen guatemalteco. Ahí llegan en varios vehículos, agreden al personal de forma verbal, con piedras, palos, retienen a 15 elementos, tres vehículos oficiales y 17 armas de cargo.

Obviamente exigían justicia. De inmediato el personal militar, cuando tuvo conocimiento de esto, se establece la coordinación con los agentes del Ministerio Público para informar de lo que sucedía y que se trasladaran al área para poder hacer las diligencias correspondientes.

A la par, el comandante de la región militar y el comandante de la zona militar se mueven hacia el área para poder atender esta situación que se estaba presentando. Llegan, empiezan a dialogar con la gente que estaba ahí”, informó.

Sandoval González informó durante la conferencia de prensa del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, que ya fueron liberados los elementos del Ejército Mexicano este martes.

“A las 18:00 horas se liberan a nueve de nuestros elementos, se quedan seis con las 17 armas, con los vehículos.

Si bien se estableció que iban a ser movidos por esta gente hacia Guatemala, no dejan nunca el territorio, sí se los llevan a un punto lejano donde estaba el área donde fue el incidente, pero no cruzan la frontera con Guatemala.

Posteriormente, ya en la noche, ocho y media de la noche aproximadamente, nuestra Unidad de Vinculación Ciudadana llega al área y continúa con lo que habían desarrollado de diálogo el comandante de la región y en comandante de la zona, y ahí logran que liberen a nuestro personal. Se liberan a los seis elementos, les entregan las armas y los vehículos, y se llega a un acuerdo de reparación económica y obviamente, como era la exigencia de los pobladores, que se inicien las acciones judiciales en contra del responsable.

Ya de esta manera lo concluimos. A las 3:00 de la mañana fueron liberados el personal. Ya estaba ahí los ministerios públicos, ya habían iniciado sus actividades.

Entonces, vamos a seguir el curso de estas acciones y obviamente, como ya mencioné, el elemento está a disposición del Ministerio Público federal”, subrayó el secretario de la Defensa Nacional.

“Tras proceso de negociación llevado a cabo por integrantes del Ejército y la Policía de Guatemala se llegó al acuerdo de que los soldados mexicanos serían entregados” a las autoridades de su país, declaró el coronel Rubén Téllez, vocero de las Fuerzas Armadas guatemaltecas.

La entrega de los soldados y su armamento se concretó en la madrugada “justo en la línea de frontera”, explicó.

Aunque inicialmente Téllez indicó que eran siete los militares mexicanos retenidos, se estableció que eran seis soldados los que permanecían en manos de habitantes de la aldea guatemalteca La Esperanza, en el municipio fronterizo de Tacaná.

Según reportes de la policía de México, el lunes los militares habían marcado el alto a la camioneta que conducía Elvin Mazariegos, un hombre guatemalteco de 30 años. Una fuente oficial dijo que Mazariegos apuntó con un arma a los soldados, por lo que ellos le dispararon.

Posteriormente, pobladores de comunidades de Guatemala y México llegaron al lugar y retuvieron a los soldados del lado guatemalteco.

De acuerdo con Tellez, las autoridades de México en el proceso de liberación se comprometieron a trasladar el cuerpo de Mazariegos a Tacaná y “someter a los militares involucrados a la justicia mexicana”.

Otro incidente

Este incidente ocurre dos días después de la muerte de una ciudadana salvadoreña en el balneario de Tulum, en Quintana Roo, tras ser sometida por cuatro policías mexicanos.

Vía Twitter, el canciller de Guatemala, Pedro Brolo, exigió a las autoridades mexicanas esclarecer los crímenes cometidos contra sus connacionales, “para que se haga justicia y estos hechos condenables no vuelvan a repetirse”.

Con ese comentario, el diplomático aludió también al asesinato en enero de 16 migrantes de su país en Tamaulipas, cerca de la frontera estadounidense, un caso por el que hay una docena de policías mexicanos detenidos.

Los gobiernos de México y Guatemala lanzaron el fin de semana un operativo conjunto en la frontera común con militares y policías para frenar las caravanas de migrantes que aspiran a llegar a Estados Unidos.

El gobierno mexicano dijo en ese momento que los operativos de vigilancia permanecerían las 24 horas en la totalidad de la frontera sur de México, así como en carreteras, trenes de carga y caminos, para “mantener un flujo migratorio regular, además de las medidas sanitarias por covid-19”.

Con información de Infobae

Comentarios