La Tauromaquia es tradición, hoy cumple 494 de la primera corrida de toros en México

24 de junio, día de San Juan, primer festejo taurino en la Nueva España.
La tradición, la historia, son magníficos argumentos para conservar la tauromaquia. En esta tierra mexicana se corren toros desde hace 494 años.

El 24 de junio de 1526 se realizó la primera corrida, en lo que ahora es el zócalo de la ciudad de México para festejar el regreso de Hernán Cortés de las Hibueras. Desde entonces, la fiesta de toros fue acogida por todos con enorme entusiasmo.

Con la corrida dada en la ciudad de México el 13 de agosto de 1529, se instituyeron de manera oficial las corridas, púes según el acuerdo de las autoridades se dijo que a partir de esa fecha todos los años se veneraría al señor San Hipólito, en cuyo día se ganó la ciudad de México y se ordenó correr siete toros.A partir de esa fecha no habría en México acontecimiento digno de festejarse por el que no se celebrasen corridas.

Aparte de las fiestas de toros oficiales, es probable que los españoles, aprovechando la acometividad de algunas reses en los primeros años de establecerse en la Nueva España, conviertan esta favorable circunstancia en agradable pasatiempo; ejercicios que copiaron de los indígenas corriendo toros, enlazándolos y derribándolos desde el caballo.

La primera plaza de toros de mampostería que hubo en la ciudad de México fue la de San Pablo(de 11,000 espectadores), reconstruida en 1816 y en 1821,siendo demolida por el gobierno del presidente Juárez al decretarse la prohibición de correr toros en la capital en el año de 1867 ,a pesar de esto se dice que México es taurinamente hablando el segundo país del mundo en importancia por la cantidad de plazas de toros que posee, por la calidad y cantidad(y esto yo lo dejaría en cantidad)de sus toreros y de sus ganaderías, por la cantidad de corridas que se celebran y por la pasión del pueblo mexicano a este incomparable arte.

Los primeros toros llegados a la Nueva España, germen de la ganadería mexicana, tuvo su origen en los 12 pares de toros y vacas de Navarra que Altamirano importo en 1552.

Juan Gutiérrez Altamirano, primo hermano de Hernán Cortes, era dueño de varias haciendas y quiso poblarlas con ganado bovino, lanar y caballar y en su hacienda de Atenco del valle de Toluca, aquellas reses navarras se cruzaron con ganado criollo en estado salvaje, proliferando grandemente, pero conservando los descendientes las características de la raza navarra originaria.

La ganadería de Atenco es la más antigua del mundo y la más longeva de cuantas ha habido, ahora bien de esos toros y vacas que se trajeron desde España la sangre que predomina en México es la de Don Rafael Rueda Quintanilla mejor conocido con el “Marques de Saltillo que dio origen a la historia de toro bravo en México.

La ganadería brava en México, por otra parte, ha sufrido plagas que han influido poderosamente en su perjuicio, dificultando la expansión creadora en los precisos momentos que más necesitaba ampliar sus horizontes que le facilitaran hasta su completo desarrollo: cuando no era la prohibición de Juárez en 1867,era la revolución de 1910,que corto de nuevo los progresos realizados en casi medio siglo de tarea; y cuando aún no se había repuesto apenas de este colapso ni de los problemas agrarios, se debilito por culpa de trastornos ajenos que dificultaban su renovación amen de las perdidas por la fiebre aftosa.

Las ganaderías primitivas de la Nueva España se formaron sobre la base del ganado español, y las primeras que obtuvieron fama en el siglo 19, aunque no tuvieran una existencia muy larga, fueron absorbidas por las que les siguieron, o se extinguieron totalmente, estas ganaderías fueron: San Cristóbal de Trampa, El Salitre, San Nicolás Peralta, Malpaso, Tepeyahualco, Guatimape, Nopalapan, Querendaro y Parangueo. Pero las más importantes ganaderías por orden de antigüedad son estas: Atenco, de1552; El Contadero, de 1794, llamada después Xajay; San Diego de los Padres, de 1848 y Santin de 1866.

Hoy en día en México se crían toros bravos en su gran mayoría de sangre Saltillo pero que han sido refrescados con el encaste de “Santa Coloma” y principalmente con el de origen “Buendía” ya que traen la fusión de Ibarra-Saltillo que los ha hecho en España y en México de la predilección de las figuras del toreo, por esto mismo y hace ya algunos años el maestro “Joselito” importa a México ganado del encaste “Parlade” de origen “Domecq” para abrir otras líneas de sangre en nuestro país y es que el toro de “Domecq” es un toro que en España piden con mayor demanda las figuras actuales ya que es un encaste que tiene como principal característica la nobleza y no presenta grandes problemas para el lucimiento del diestro.

A pesar de que es un tipo de toro nuevo para el público mexicano ya está teniendo gran demanda en las plazas de nuestro país lo único que yo espero es que el público asistente pueda diferenciar entre nuestros “Saltillos mexicanos” y los encastes que se han importado en los últimos años, ya que dependiendo del encaste, procedencia y origen del toro serán sus características tanto morfológicas como de comportamiento durante la lidia.

La tauromaquia está herida, sólo el regreso de la autenticidad puede resarcirla.

Aprovechemos que tenemos fiesta brava, festejemos que en México hay corridas de toros. La tauromaquia es tradición, hoy cumple de 494 años.

Con información de El Universal 

fb-share-icon20
20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *