fbpx

Entre los días jueves y domingo próximos, se prevé que en el Estado de México surjan posibles contagios de COVID-19, de las personas que vacacionaron en la pasada Semana Santa y que descuidaron las medidas sanitarias, pues el periodo de incubación del patógeno es de 14 días en promedio. Es decir, que es cuestión de días para saber si surge una tercera ola de la pandemia del nuevo coronavirus en esta entidad federativa.

“A partir del domingo de resurrección, que es más o menos el periodo que tenemos de siete a 14 días del periodo de transmisión e inicios de síntomas de gente que pudiera haberse contagiado en esa semana, considerando que fue toda la semana (de Semana Santa), aunque nosotros pensamos que los días de posible mayor transmisión por la cercanía de la gente fueron los días jueves Santo, viernes Santo, sábado de Gloria y domingo de Resurrección, entonces, considerando los cuatro días estaríamos sumando 14 al jueves y 14 al domingo y ver si ese patrón se modifica de los datos que traíamos previos a Semana Santa”, sostuvo el titular del Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de EnfermedadesVíctor Manuel Torres Meza.

La esperanza de que no haya un rebrote importante o la tercera ola de la enfermedad, es que la gente que vacacionó haya guardado la sana distancia, se haya lavado las manos constantemente con agua y jabón y que haya utilizado bien su cubre bocas.

“Yo esperaría que haya habido una conducta responsable entre la gente, ahora, no necesariamente quienes se hayan contagiado en Semana Santa van a llegar a un hospital, recordar que de 100 contagios que se tienen en promedio, 80 van a pasar en un proceso ambulatorio, van a estar con sintomatología leve, con datos que ameriten una prueba y que salgan positivos, 20 por ciento de esos van a ameritar probablemente hospitalización por sus condiciones, como los adultos mayores, con diabetes, hipertensión, con enfermedades respiratorias previas, y de ese 20 por ciento, un seis por ciento probablemente ameritará intubación.

“De todos modos estamos muy atentos con los hospitales para recibirlos pero la idea que tenemos es que la gente haya tomado todas sus precauciones y no tengamos la presentación de una curva adicional o la famosa tercera ola que se haga”, acentuó el especialista de la salud.

Hasta el momento, dijo Torres Meza, en el Estado de México no se ha detectado una nueva variante del COVID-19 que se esté dispersando en el territorio mexiquense.

Con información de Hoy Estado

Comentarios