fbpx

Se estima que de cada 100 adultos mayores alrededor de 20 decidieron no vacunarse contra Covid-19. Tomando en cuenta que la población de adultos pertenecientes a la tercera edad asciende a 1.9 millones en la entidad, se podría calcular que cerca de 380 mil personas se encuentran vulnerables a dicho virus.

Ante esta situación, el subdirector de Epidemiología del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), Víctor Durán Mendieta destacó que este tipo de renuencia se dio principalmente en municipios rurales donde la negativa fue del 25 al 30% de la población, situación contraria a los municipios urbanos en donde sucedió todo lo contrario.

Entre las razones principales a esta negativa se encuentran los mitos y rumores como la inyección del mismo virus o la colocación de chips para controlar a la población, informó el especialista.

Cabe señalar que este viernes el gobernador Alfredo del Mazo Maza informó que prácticamente ya concluyó la vacunación de este sector de la población en la primera dosis e incluso subrayó que en 22 municipios mexiquenses ya comenzó la aplicación de la segunda dosis, entre los que destacó a Toluca, donde a partir de la semana siguiente iniciará la segunda fase.

Historia

“Yo no me puse la vacuna porque no confío en el gobierno, qué tal si quiere que nos enfermemos para morirnos. Además yo confío en Dios y me protege”, señaló doña Carmen vecina de Toluca.

Ella, al igual que su esposo, no quisieron recibir la vacuna contra Covid-19 pese a que miembros de su familia se enfermaron durante esta pandemia.

La mujer de 62 años de edad mencionó que en la vacuna podría venir un virus que les baje las defensas y si bien no se morían de Covid-19, si de otra enfermedad.

Qué tal si con esa vacuna lo que quiere el gobierno es controlarte, no mejor yo no me vacuné. 

Su vocación religiosa también contribuyó a no aplicarse la vacuna, ya que afirmó “Dios me protege y él me vacuna, mi esposo y yo nos encomendamos a Dios”.

Asimismo, consideró que los efectos que ha tenido la vacuna en algunas personas la llevó a tomar esa decisión, “yo estoy bien y a mi edad creo que ya tampoco necesito de la vacuna”, finalizó doña Carmen.

Co información de El Sol de México

Comentarios